LegadosDelMisterio
Mortems Legados del misterio Familia Victoriana Luto

La fotografía post mortem y las curiosas costumbres victorianas durante el luto

A principios del siglo XIX, antes de la aparición de las fotografías post mortem, las personas morían en sus casas rodeadas de sus familiares y amigos y permanecían en su hogar hasta el día de su entierro. Esto fue antes de que se presentaran los certificados de defunción médicos, por lo que una persona tenía que ver el cuerpo para confirmar su identidad y tocarlo para confirmar que estaba muerto. Lamentablemente, incluso los niños tuvieron que compartir una casa con un cadáver y, en algunos casos, compartir la cama con un hermano o hermana fallecidos, ya que no se trasladaban hasta el día del entierro.

Las procesiones fúnebres a través de las calles eran bastante vistosas y más elaboradas para aquellos con más dinero y estatus social. No importaba de qué clase era una familia, era un deseo de la mayoría de las familias asegurar un entierro decente y celebrar una ceremonia para los fallecidos, incluso si eso significaba que la familia tendría que vivir con el estrés financiero. No querían la desgracia de tener que enterrar a un miembro de la familia en la “tumba de un pobre”.

A mediados del siglo XIX se convirtió casi en una costumbre que las familias pasaran por un proceso de luto formal. El período de duelo dependía de su relación con el difunto y de su sexo. Los hombres lloraban de manera diferente a las mujeres.

Proceso de luto Familia Victoriana Mortems Legado del Misterio
Proceso de luto Familia Victoriana

Costumbres supersticiosas

En la casa de los fallecidos, las personas tomaban ciertas precauciones después de la muerte de un miembro de la familia para que “no fueran los próximos”, por así decirlo. Como una forma de superstición hacían lo siguiente:

  • Detener los relojes en la casa en el momento de la muerte para que no se experimentara más mala suerte.
  • Se cubrían los espejos y se colocaban cortinas para que la imagen del difunto no quedara atrapada en el vidrio.
  • Las fotos familiares se giraban hacia la pared o se ponían boca abajo para que el difunto no pudiera poseer a ningún familiar.
  • La familia colgaba una corona de flores en la puerta con crepé negro para que el vecindario supiera que se había producido una muerte.
  • En caso de que hubieran ocurrido varias muertes dentro de la familia en un corto período de tiempo, cualquiera que entrara a la casa tenía que usar una cinta de crepé negra para evitar que la mala suerte se extendiera más. Esto incluía a los animales, incluso los de granja.
  • Cuando el cuerpo era retirado de la casa, se sacaba primero por la cabeza para que el fallecido no pudiera llamar a las almas de los vivos y que le acompañaran al más allá.

 

A las personas siempre nos aterroriza la idea de ser enterrados vivos, independientemente de la época en la que nos encontremos. En la época victoriana también era así, por lo que empezaron a fabricar ataúdes de seguridad que se construían con una cuerda que conducía desde el ataúd hasta la lápida donde había una campana. Si alguien 'despertaba' enterrado vivo, podía tocar el timbre, de ahí el término 'salvado por la campana'

 

Ataúd Victoriano con campana Mortems Legados del Misterio
Ataúd Victoriano con campana

 

Atuendo formal de luto

La vestimenta de luto era una formalidad para que los familiares y allegados expresaran sus sentimientos internos. Había ciertas reglas en cuanto a quién llevaba qué y por cuánto tiempo. Se crearon manuales que protocolizaban el luto, con indicaciones específicas para los familias victorianas que debían cumplir a rajatabla.

La ropa era generalmente negra y expresaba el período más profundo de luto. Las mujeres usaban vestidos negros adornados con crepé. Después de un cierto período, se eliminaba el crepé. También tenían peines específicos para el cabello, piezas para la cabeza, sombreros, velos, guantes y carteras. Era todo un conjunto. La joyería era limitada y a menudo contenía un mechón de pelo del difunto. Los hombres solo tenían que usar trajes oscuros con guantes negros, sombrereras y corbatas.

Se esperaba que una viuda estuviera de luto completo durante al menos 2 años y que se aislara de la sociedad para expresar su pesar por todo el período de luto. La pérdida de hijos o padres se expresaba durante 1 año, con abuelos y hermanos hasta 6 meses, tías y tíos 2 meses y primos durante 4 semanas.

Se consideraba mala suerte reciclar la ropa de luto para otra muerte. Esto significaba un guardarropa completamente nuevo cada vez que alguien fallecía. Los lutos victorianos eran procesos muy costosos.

Fotografía post mortem

Como una forma de honrar a un ser querido fallecido, la familia de clase media a alta guardaban sus retratos. Una vez introducida la fotografía, esta se convirtió en una opción accesible para todo el mundo. Fue así cuando surgió la fotografía post mortem, y rápidamente se convirtió en la norma.

Muchos niños murieron tristemente de enfermedad durante este tiempo y nunca se les había tomado una fotografía, así que esta era una manera en que la familia podía mantener viva su memoria. Uno de los problemas con la fotografía post mortem fue el hecho de que se trataba con un cuerpo sin vida. Se crearon pinzas de cabeza y artilugios para sostener algunas posturas. Las personas fueron colocadas en puestos y los miembros de la familia posaban con ellos en los retratos familiares. A veces, las pupilas de los ojos se pintaban de negro y se pintaban las mejillas rosadas para dar una apariencia más real.

Fotografía Post Mortems Mortems Legado del misterio A color
Fotografía Post Mortems Victoriana a color

Karlis Price

Añadir comentario